pages bg right
Publicado por Grunfo Team el jun 12, 2013

El pasado 5 de Junio, gracias al magnífico trato de Paramount Pictures España, pudimos asistir al preestreno de Star Trek: En la oscuridad. El próximo mes de Julio estará en todas las salas, y estas fueron nuestras impresiones tras la nueva entrega de la saga, con J.J. Abrams a los mandos…


J.J. no cesa en su empeño de convertir a la saga Star Trek en un mero entretenimiento visual de acción y carreras, eso si, lo hace de lujo. Llevo mamando de Star Trek demasiado tiempo y si bien me parece una buena táctica el deformar la franquicia para atraer nuevos espectadores, no me parece muy prudente el olvidar casi por completo el espíritu que siempre la ha rodeado. Tengo que reconocer que J.J. sabe perfectamente atraer a las masas con escenas de acción, efectos especiales y tiroteos, pero… ¿Dónde están esas batallas espaciales tácticas en las que la diferencia entre la victoria y la derrota era el buen hacer del capitán en funciones?, en estas películas se escudan en la excusa de, “mi nave es mejor, no tienes nada que hacer…” y salvan el culo con triquiñuelas en las que los actores se lucen por encima de las naves.

Star Trek en la oscuridad nos narra una versión alterada, por los acontecimientos sucedidos en la primera  Star Trek de J.J. Abrams, de la batalla que Kirk y su tripulación tienen contra uno de los enemigos mas despiadados que ha tenido la Enterprise, Khan.

Los actores trabajan exactamente igual que en la primera, Kirk chulo prepotente, Spock lógico hasta dar asco, Uhura con sus líos, Scotty  y su amigo el contrapunto cómico, Chekov el listillo de la clase y Sulu dando sus primeros pasos al mando. Entre ellos aparecen una figura que les eclipsa con una genialidad esperpéntica, Khan (Benedict Cumberbatch) da una lección maestra de como ser el más malo de los malos sin que te des cuenta, se nota mucho que ha vevido directamente de como Ricardo Montalbán interpretó al personaje en el pasado pero aplicándole su propia esencia. Un acierto por parte de la distribuidora española ha sido dejar a Ivan Muelas, el doblador de Cumberbatch en Sherlock, de esta manera los aficionados a esta gran serie disfrutaremos de la voz con la que estamos acostumbrados a escucharle.

La película se disfruta de principio a fin, con o sin 3D y podemos esperar grandes cosas de esta saga. Eso si, si eres un fan acérrimo de Star Trek y la primera te pareció un insulto a la memoria de Gene Roddenberry, ni te molestes. Por mi parte cuenta con mi beneplácito sabiendo que realmente no estoy viendo Star Trek, sino una película de J.J. Abrams, que nos es decir poco.


Star Trek: En la oscuridad, nos presenta el siguiente capítulo de la nueva saga “adaptada” a nuestros tiempos. Para muchos puristas del género esto puede ser un ultraje y un acercamiento demasiado peligroso a su supuesta eterna rival, la saga Star Wars, pero a mi modo de ver que no he sido seguidor asiduo de Kirk y cía, me parece bien.

Y me explico, antes de que algunos me apedreen. Hoy en día la gente busca acción, busca un argumento sencillo para entablar la historia a contar y el consabido nudo y desenlace. Es impensable e inviable que en los tiempos que corren, saquen películas de cine con la acción y diálogos densos (que no malos, ojo) que nos ofrecía la serie clásica. Mucho público actual (el cual es en su mayoría de todo menos bueno y con criterio) se dormirían en la sala. Teniendo esto claro, y sabiendo lo que nos vamos a encontrar, nos sentaremos en la butaca para visionar la obra de Abrams.

En esta nueva entrega, veremos el caer y levantarse de muchos personajes, la presentación de algunos nuevos y enormes guiños que harán las delicias de los más puristas, que ya deben ir muy cerrados de mente para que no les guste el cuidado metraje.

De manos de Paramount nos presentarán de nuevo la Enterprise en una aventura que, a mi parecer, y dando por conocida la trama de la primera película, la supera. Y es que el antagonista de esta entrega, tiene peso suficiente para hacer virar todo el buque. Como ya ocurriese con la segunda película de la trilogía de Batman de Nolan, al menos a mi parecer, el personaje que lleva las riendas de todo el film y el cual casi eclipsa incluso a los protagonistas, es el “villano”. Benedict Cumberbatch borda el papel y nos presenta uno de los personajes más míticos de la saga en un remake que poca gente podrá decir que no le gusta. Para quien no conozca a este señor, os recomiendo muy mucho la serie Sherlock, donde interpreta al detective más famoso de todos los tiempos pero ambientado en el mundo actual, junto a Martin Freeman (Bilbo Bolsón en la nueva trilogía de El Hobbit) como Watson. Además para los españoles, estamos doblemente de enhorabuena, puesto que además el actor de doblaje es el mismo (quien pone voz en nuestro país a Will Smith, Fry de Futurama, y mas recientemente a Ryan Gosling y al “hijo” de Bruce Willis en La Jungla 5). Punto a favor. Por el contrario en este aspecto, otros doblajes no me parecen a la altura, como por ejemplo el del Doctor, interpretado por Karl Urban, quien no tiene a su actor de doblaje habitual.

Star Trek: en la oscuridad no dará ni un minuto de respiro entre acción, sustos, reacciones emocionales y otras tantas que nos dejarán pegados a la silla, puesto que en algunos momentos nos quedaremos de piedra al hacernos sentir como hormigas en algunos planos. Buenos ángulos de cámara, efectos, aunque quizá excesivos reflejos, chispas y flashes en toda la cara, pues a veces son molestos. El efecto 3D de la película está conseguido en algunas escenas, pero son quizá demasiado pocas para poder decir que el film “en 3D gana más”.

Acabando ya sin entretenerme ni hacer spoilers a nadie, si queréis una buena película de acción, que os pique la curiosidad por más datos de la saga, que os entretenga y queráis ver un argumento bien hilado, esta nueva entrega de Star Trek cumple muy bien con su papel. Kirk, Spock, Sulu y cía nos harán vivir nuevas y muy buenas aventuras a su lado.

Es la hora de la venganza…

 

Suelta una grunfada